5 Cosas que todo Cristiano necesita saber sobre la Trinidad

Una tradición cuenta que Agustín de Hipona, uno de los grandes teólogos cristianos de la historia, paseaba por la orilla del mar mientras en su cabeza pensaba mucho en Dios y la doctrina de la trinidad.
Caminando, vio a un niño jugando en la arena de la playa. El niño corría hacía el mar, llenaba un cubo con agua del mar, y volvía a donde estaba antes y vaciaba el agua en un hoyo. El niño hacía eso una y otra vez
Esto le dio curiosidad a Agustín, así que se acercó al niño y le preguntó: “¿Qué haces?” El niño dijo: “Estoy sacando toda el agua del mar para colocarla en este hoyo”. Agustín le dice: “¡Eso es imposible!”. La respuesta del niño fue: “Más difícil es que llegues a entender el misterio de la Santísima Trinidad”1).
Ciertamente la enseñanza bíblica más misteriosa es la doctrina de la trinidad: Que Dios es uno en esencia y tres personas. Este concepto es imposible de comprender para nosotros, y sin embargo es más importante de lo que pensamos.
A continuación comparto contigo muy resumidamente cinco cosas que todo cristiano necesita saber sobre la trinidad.

1. La doctrina de la trinidad es bíblica.

La palabra trinidad no aparece en la Biblia (de la misma forma en que tampoco aparece la palabra Biblia en la Biblia, por ejemplo), pero el concepto que representa se encuentra claramente en la Biblia.
Ahora, con respecto al Espíritu Santo, vemos que…
También vemos en múltiples pasajes que aunque el Padre, el Hijo y el Espíritu son personas distintas (ejemplo: Mateo 3:16-17), y el Hijo obedece al Padre, y el Espíritu obedece al Hijo y al Padre, los tres son el mismo y único Dios, y ninguno es menor que otro. Y ese es el gran misterio.
Así que aunque la palabra Trinidad no está en la Biblia, el concepto al que se refiere sí está explícitamente en la Palabra: Solo hay un Dios, ese Dios es tres personas y cada una de esas personas es plenamente Dios.
2. La doctrina de la trinidad es esencial en el cristianismo.
“Sin la doctrina bíblica de la trinidad, no hay cristianismo”
Sin la doctrina bíblica de la trinidad, no hay cristianismo. A continuación comparto contigo la forma en que el teólogo Wayne Grudem resume algunas de las muchas razones por las cuales importa la trinidad:
“Primero, la expiación está en juego. Si Jesús es meramente un ser creado, y no plenamente Dios, es difícil concebir que él, una criatura, pudo llevar la ira total de Dios contra todos nuestros pecados. ¿Podría alguna criatura, por grande que fuera, salvarnos de veras?
Segundo, la justificación por la fe sola queda amenazada si negamos la plena deidad del Hijo. (Esto se ve hoy en la enseñanza de los Testigos de Jehová, quienes no creen en la justificación por la fe sola.) Si Jesús no es plenamente Dios, tendríamos derecho a dudar que podemos confiar en él para salvarnos completamente. ¿Podríamos depender de una criatura en cuanto a nuestra salvación?
Tercero, si Jesús no es Dios infinito, ¿debemos orarle y adorarle? ¿Quién, sino un Dios infinito y omnisciente, podría oír y responder a las oraciones de todo el pueblo de Dios? Y, ¿quién sino Dios mismo es digno de adoración? En verdad, si Jesús nos es más que una criatura, por grande que sea, sería idolatría adorarle; y sin embargo el Nuevo Testamento nos ordena hacerlo (Fil 2:9-11Ap 5.12-14).
Cuarto, si alguien enseña que Cristo es un ser creado pero que de todas maneras el que nos salva, esta enseñanza erróneamente empieza a atribuirle el mérito de la salvación a una criatura y no a Dios mismo. Esta enseñanza erróneamente exalta a la criatura antes que al Creador, algo que la Biblia nunca nos permite hacer.
Quinto, la independencia y naturaleza personal de Dios está en juego: Si no hay Trinidad, no hubo relaciones interpersonales en el ser de Dios antes de la creación, y, sin relaciones personales es difícil ver cómo Dios pudiera realmente ser personal o no tener necesidad de una creación con la cual relacionarse.
Sexto, la unidad del universo está en juego: Si no hay perfecta pluralidad y perfecta unidad en Dios mismo, no tenemos base para pensar que puede haber unidad alguna entre los diversos elementos del universo. Claramente en la doctrina de la trinidad se pone en juego la esencia misma de la fe cristiana”2)
¿Empiezas a ver por qué la doctrina de la trinidad importa tanto?
3. La doctrina de la trinidad no contradice el Antiguo Testamento.
Muchos críticos dicen que nuestra fe es contradictoria porque, según ellos, no hay nada que hable de la trinidad en el Antiguo Testamento (AT).
Ante eso, es necesario que comprendamos que la revelación que Dios nos ha dado en Su palabra es progresiva (y nunca correctiva, ya que Dios no miente ni comete errores). Por ejemplo, en Génesis no se nos habla que el Mesías nacería del linaje de David o que Jesús resucitaría al tercer día. Los conocimientos revelados posteriormente, nos ayudan a comprender mejor los anteriores que Dios reveló y viceversa.
Aunque la Biblia no enseña en el AT la doctrina de la trinidad con la claridad con la que se ve el Nuevo Testamento (NT), sí hay indicios muy claros de la trinidad en el AT, incluso desde el comienzo de la Biblia.
“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen…” (Gen 1:26, énfasis añadido).
Algunos de estos pasajes son: Génesis 11:73:22Salmos 45:6-7 (citado en Hebreos 1:8), Isaías 6:8, y Salmos 110:1 (citado por Jesús en Mateo 22:44).

4. La doctrina de la trinidad no es una contradicción.

Otra crítica a la doctrina de la trinidad es que es una contradicción y por tanto absurda. A eso respondemos que la ley de la no-contradicción es así: “A no puede ser A y no-A al mismo tiempo y en el mismo sentido”, y que esa ley no es violada en la doctrina de la trinidad.
La trinidad significa que Dios es uno en esencia y tres personas. Contradicción sería si dijéramos que” Dios es uno en esencia y tres en esencia”, o “Dios es una persona que a la vez es tres personas”.
Aunque nuestras mentes sean muy finitas para saber cómo Dios puede ser uno en esencia y tres personas, claramente la trinidad no es una contradicción.
5. La doctrina de la trinidad es inexplicable.
Uno de los momentos más incómodos de toda mi vida, fue una ocasión en la que visité una iglesia y alguien allí trató de explicar la trinidad con el ejemplo de una persona que se pone una máscara y actúa de una forma, se pone otra máscara y actúa de otra forma, y se coloca otra máscara y actúa de otra forma más. Buscando ser práctico en la forma de enseñar, esta persona estaba presentando a Dios como si fuese una persona con desorden de múltiple personalidad.
“Cuando buscamos ser prácticos por encima de ser bíblicos, no estamos honrando a Dios”
Debemos ser cuidadosos al tratar de enseñar la trinidad. Cuando buscamos ser prácticos por encima de ser bíblicos, no estamos honrando a Dios, sino seguramente, en el fondo de nuestros corazones, buscando gloria para nosotros al buscar explicar lo inexplicable. Una de las lecciones más importantes que como iglesia necesitamos aprender es que donde la Biblia calla, el hablar del hombre es necedad.
La mejor forma enseñar la doctrina de la trinidad es mostrar lo que enseña la Biblia: Dios es uno en esencia y tres personas, señalar las evidencias de eso en las Escrituras, y dejarlo así sin tratar de explicar con ilustraciones lo que no podemos comprender.
Todas las formas de tratar de explicar la trinidad con una ilustración o explicación caen en alguna forma de herejía (modalismo, triteismo, etc…). Eso es peligroso. Veamos rápidamente las cinco expresiones más comunes de esas explicaciones y porque son heréticas:
  1. “La trinidad es como un hombre que es padre, hijo y esposo. Es un mismo hombre pero con tres roles distintos”. Dios en realidad es tres personas distintas en vez de una sola con tres roles.
  2. “La trinidad es que Dios es como un trébol. Una hoja es el Padre, una el Hijo y otra el Espíritu Santo”. Cada hoja es una parte del trébol, mientras la Biblia enseña que cada una de las tres personas de la trinidad son plenamente Dios.
  3. “La trinidad es como un huevo: Una persona es la clara, otra la yema y otra el centro”. Se comete el mismo error que en la ilustración anterior.
  4. “La trinidad es como el agua porque el agua puede ser hielo, agua y vapor y seguir siendo H2O”. El agua nunca está en los tres estados al mismo tiempo, mientras la trinidad siempre es tres personas.
  5. “Dios es uno solo y las personas de la trinidad son manifestaciones”. Las manifestaciones por definición no son cosas eternas. Son expresiones o cosas que surgen de algo, mientras las personas de la trinidad son eternas.
Si este artículo te ha servido, te animo a compartirlo en las redes sociales para que más personas lo lean.
Es mi deseo que este post sea útil para ti, te sea un recurso para defender tu fe de quienes niegan la trinidad, te anime a adentrarte más en la Palabra de Dios, te motive a leer más teología bíblica sobre este tema, y deseo que seamos maravillados cada día más por la grandeza de nuestro Dios trino.
PUBLICADO POR: Luther Sosa AR

Luther Sosa AR CEO y Fundador de MDCnet. Hijo de Dios, Músico, Promotor de Cantantes, Social Media, Webmaster. Sígueme en: Sitio Web, Facebook, Twitter

e Instagram
Etiquetas:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Author Name

{picturehttp://1.bp.blogspot.com/-f-dl5OjGcBM/VMGAG-izxZI/AAAAAAAAAaE/XrghMm25I9Y/s1600/Foto-de-Luther%2BCEO%2BWeb-MDCnet.png} Luther Sosa Aragonés CEO y Fundador de MDCnet. Hijo de Dios, Músico, Promotor de Cantantes, Social Media, Webmaster {facebookhttps://www.facebook.com/LutherSosaAR} {twitterhttps://www.twitter.com/LutherSosaAR} {googlehttps://www.googleplus.com/+LutherSosaAR} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtubehttps://www.youtube.com/LutherSosaAR} {instagramhttps://www.instagram.com/LutherSosaAR}

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.